miércoles, 8 de julio de 2015

Thoughts

Hoy escribo...

Escribo porque llevo mucho tiempo leyendo, pensando y leyendo... pero no escribo...

Lo que no se escribe no existe, por lo que escribo estas reflexiones.





El otro día asistí a un fiestón o  megasarao, tipo Marbella, en el que a parte de pasarlo pipa, comer y beber, aprendí algo muy importante.

Me encontré con gente muy influyente (famosetes o gente que no esta dentro de mi círculo y a la que tengo como referencia) , desde artistas del mundo de la farándula, músicos y empresarios, hasta gente a la que admiro por su trabajo en el mundo blogger- instagram, y ellos fueron los profesores de esta lección.

Cuando llegamos a la fiesta todavía era de día y el recinto era espectacular, al aire libre en medio de la campiña gallega, decorado con velitas y pequeñas lucecitas.

Inspeccionamos un poco la zona, y nos encontramos con uno de estos músicos, la noche prometía y, por tanto, había que recargar fuerzas. Nos dirigimos a unos de los puestos de comida y en la cola, justo delante, me encuentro con ellas... Oh!!! No me lo podía creer!!! Eran ellas!! Cuatro bloggers a las que llevo años siguiendo!!!

Pase 2 minutos en plan grupi retenida, la felicidad la tenía por dentro, daba miles de saltos de alegría por estar al lado de ellas y por estar en la misma fiesta que ellas, porque normalmente ellas suelen acudir a  eventos megachachis en distintos puntos de la península y me sentía superafortunada, tanto, que le solté a mi acompañante: "Esas que están ahí delante son unas megabloggers" a lo que él respondió con cara de indiferencia (no tenía ni idea de quienes eran, ni quería tenerla) Al ver su reacción respiré y me calmé (internamente) y no las saludé, simplemente las observé.

Y las observé con mucha curiosidad y al mismo tiempo disimulo, no podía permitirme de que se dieran cuenta de las las observaba me moriría de vergüenza.

Durante esa observación (que no fue mas de 10 minutos porque ya les sirvieron la comida) me dí cuenta de varias cosas: una de que eran gente normal, como yo, que no eran extraterrestres ni superheroínas, simplemente eran un grupo de amigas que iban a pasárselo bien, sin mas; y lo otra fue algo más profunda, con la que acabé dando un poco mas tarde. Las perdí de vista y aunque luego las volví a encontrar, para mi ya no eran tan importantes sino unas más en la fiesta.

Y ¿de que me dí cuenta?, pues de algo muy importante, y que todos esos famosetes me enseñaron, pues que hay que creérselo.

Cuando era pequeña siempre me decían:" Fulanito es un creído" o " menganita es una creída" y yo los observaba y los veía como gente normal, sin más, para mí no tenían ninguna característica especial, ni hacían nada especial que los hiciera mejores que los demás... Pero si la tenían, ¿¿y cual era?? que ellos se lo creían

Pues sí, ¡¡¡¡hay que creérselo!!!!  

Esta fue mi  aprendizaje-reflexión de esa noche, y así, se lo comuniqué a mi acompañante, a lo que él añadió: "si, pero además de creértelo tienes que hacerlo bien"

P.D. No basta con hacer las cosas bien, sino que también te lo tienes que creer


Gracias por leerme, besitos y achuchones a todos